Infecciones en los oídos

Home / NOTICIAS / Infecciones en los oídos

Infecciones en los oídos

Muchos de los problemas de salud producidos por los baños en piscinas están relacionados con la cloración. El cloro es un poderoso desinfectante utilizado en el tratamiento del agua a fin de mantenerla libre de microorganismos. No obstante, puede tener un ligero efecto irritante sobre la piel y las mucosas. ¿Quién no ha notado en alguna ocasión escozor en los ojos o molestias en la garganta después de un baño en la piscina? Por otra parte, sin este efecto antiséptico, los microorganismos pueden proliferar, con los consiguientes problemas que también esto puede acarrear.
Ten en cuenta estas recomendaciones cuando en tu próximo día de diversión en la piscina.

• Evita los baños con inmersión continuada de oídos en la medida de lo posible.
Recuerda siempre utilizar tampones adecuados para tus oídos, evitando el ingreso de agua al canal auditivo. Esto puede originar infecciones más adelante.
• Algunos tipos de tapones para los oídos pueden llegar a complicar más que ayudar.
El conducto auditivo es acodado (en forma de codo) y los tapones estándar pueden obstaculizar la salida del agua, favoreciendo las condiciones propicias para las infecciones. En las farmacias y otras tiendas, encontrarás muchos tipos de tapones para baño, incluidos los de cera, que proporcionan un mejor ajuste -pero ten cuidado con su reutilización excesiva.
• Evita el uso de bastoncillos de algodón.
Las personas con cerumen abundante son más proclives a las otitis. Pero el uso de bastoncillos de algodón puede ocasionar pequeños arañazos y laceraciones que facilitan la infección por estafilococos y bacilos pseudomonas (bacterias que resisten en el agua). Por otra parte, se conocen casos muy complicados de perforación de tímpano por empleo de este tipo de bastoncillos. Evita su uso a toda costa. Consulta a un médico especialista sobre los productos que puedes emplear para eliminar el cerumen sin recurrir a los temibles bastoncillos.
• Elimina el agua de tus oídos adecuadamente tras cada baño de piscina e incluso tras tomar una ducha.
Para eliminar el agua que ha entrado, incline su cabeza hacia un lado. La clave aquí está en saber en qué oído ha entrado agua. Usted se percatará si está en la oreja izquierda o en la derecha. Hay una ligera molestia o una sensación inusual en la oreja de ese lado. Pruebe hacer presión en su oído para deshacerse del agua que esté adentro. Pellízquese la nariz y mantenga sus labios cerrados bien presionados. Suénese la nariz en esta posición. Los tímpanos se verán obligados a desplazarse hacia afuera, provocando una sensación de reventón. Esto empujará el agua fuera del canal auditivo.

Recent Posts

Deje su comentario

676xnoise-at-work (1)audicion