DETECCION TEMPRANA DE HIPOACUSIA (SORDERA) RETOS PARA SU IMPLEMENTACIÓN EN COLOMBIA

Home / NOTICIAS / DETECCION TEMPRANA DE HIPOACUSIA (SORDERA) RETOS PARA SU IMPLEMENTACIÓN EN COLOMBIA

DETECCION TEMPRANA DE HIPOACUSIA (SORDERA) RETOS PARA SU IMPLEMENTACIÓN EN COLOMBIA

La hipoacusia o sordera afecta 360 millones de personas de forma discapacitante en todo el mundo[1]. Esta cifra equivale al 5% de la población y de ellos, 32 millones son niños (9%). En Colombia no se cuenta con estadísticas detalladas respecto a la pérdida auditiva. Sin embargo, de acuerdo con cifras estimadas por la OMS para América Latina, al menos 2’600.000 colombianos, entre ellos, 205.000 niños, podrían estar afectados por niveles incapacitantes de hipoacusia que limitan su desarrollo e interacción social.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la mitad de los casos de sordera se podrían evitar con adecuada prevención primaria. Las personas que padecen hipoacusia discapacitante requieren intervención para mejorar sus condiciones de vida mediante la utilización de dispositivos tales como audífonos convencionales o de conducción auditiva a través del hueso (audífonos de conducción ósea) e implantes cocleares y requieren apoyo educativo y social.

SITUACIÓN DE COLOMBIA FRENTE A LA HIPOACUSIA

Colombia, pesar de las grandes inversiones en salud y amplia legislación, la realidad es que la cobertura en detección temprana e intervención no cubren a la mayor parte de la población. El monitoreo y control por parte de las autoridades de salud es mínimo o inexistente. Se percibe que las acciones de promoción y prevención no obedecen a políticas estructuradas y coordinadas por los diferentes actores del sistema.

Al evaluar entes estatales como el Ministerio de Salud o el Insor, no se observa una política de prevención concreta que permitan acciones efectivas y produzcan impacto en la población en términos de rehabilitación e inclusión social y laboral. El paciente sordo y su familia se enfrentan a incertidumbre y desconocimiento retardando su acceso a las diferentes alternativas de diagnóstico y tratamiento.

Adicionalmente en el área de la salud, no existe claridad en los roles y responsabilidades de los profesionales que tienen acceso a un paciente sordo y en especial los niños: Los padres ante la sospecha, se enfrentan a las dudas de los profesionales por falta de rutas claras para conseguir un diagnóstico oportuno que permita intervención temprana. Deben esperar la atención por un especialista para que ordene los estudios de tamizaje y diagnóstico (otoemisiones acústicas, potenciales evocados auditivos, audiometría entre otros) perdiendo tiempo valioso en un diagnóstico que podría hacerse obligatorio desde el nacimiento y dentro de los primeros 5 años de vida.

Un ejemplo lamentable de impacto por la tardanza en el diagnóstico oportuno de la hipoacusia, es observar que en Colombia, los niños sordos profundos no acceden a un implante coclear (menos del 10% de los potenciales candidatos). Los niños afortunados que logran ser implantados, en su mayoría han sobrepasado los 3 años de edad a pesar que la evidencia científica establece que el desarrollo del lenguaje y el impacto en educación es estadísticamente mayor cuando la implantación coclear se hace a edad temprana.[2]

El gobierno colombiano  incluyó hace un par de años el Implante Coclear en el Plan Obligatorio de Salud (POS) para menores de 3 años pero no es obligatorio el diagnóstico temprano de las pérdidas auditivas (tamizaje auditivo) tal como se hace para el hipotiroidismo y otras enfermedades congénitas.

Existe legislación respecto a la detección temprana (Ley 985 de 2005: Normas tendientes a la equiparación de oportunidades personas sordas y sordociegas) donde se establece que “Todo niño recién nacido tiene derecho a que se estudie tempranamente su capacidad auditiva y se le brinde tratamiento en forma oportuna si lo necesitare” pero 10 años después, las actividades de detección temprana (tamizaje auditivo) no se realizan de forma estructurada por parte de las entidades relacionadas (EPS, IPS, Secretarías de Salud) dado que aún dicha ley no se ha reglamentado e implementado.

Múltiples estudios demuestran que sin adecuada detección e intervención temprana de la sordera, los niños se quedan atrás de sus pares normo-oyentes en habilidades tales como comunicación, lectura, aprendizaje, desarrollo social y emocional. Como consecuencia, la integración escolar y social se limita y aumentan las barreras para acceder a educación formal e integración a la fuerza laboral.[3],[4],[5]

Los costos sociales de la sordera son altísimos en términos económicos además del impacto en la calidad de vida de la persona y su familia.[6],[7] Así mismo, la intervención especialmente en las pérdidas auditivas severas y profundas mediante el implante coclear han demostrado ser altamente costo-efectivas. [8]

En conclusión, las pérdidas auditivas en Colombia requieren de más atención del Estado en la fase de diagnóstico ya que, a pesar del enorme gasto en salud, se sigue aplicando un modelo curativo en vez de preventivo con el alto costo social y económico que esto implica.

[1] Year 2007 Position Statement: Principles and Guidelines for Early Hearing Detection and Intervention Programs. PEDIATRICS Vol. 120 No. 4 October 1, 2007

[2] Verhaert,N. y otros. Impact of early hearing screening and treatment on language development and education level: evaluation of 6 years of universal newborn hearing screening (ALGO) in Flanders, Belgium. Int J Pediatr Otorhinolaryngol. 2008 May.

[3] Holden-Pitt L, Diaz J. Thirty years of the annual survey of deaf and hard of hearing children and youth: a glance over the decades. Am Ann Deaf.1998;

[4]  Carney AE, Moeller MP. Treatment efficacy: hearing loss in children. J Speech Lang Hear Res.1998

[5] Colin R. Kennedy et al. Language Ability after Early Detection of Permanent Childhood Hearing Impairment N Engl J Med 2006;

[6] Project HOPE, Policy Analysis Brief, April, 2000. The societal costs of severe to profound hearing loss in the United States.Mohr et aL.

[7] Liz Schroeder, et al.The Economic Costs of Congenital Bilateral Permanent Childhood Hearing Impairment. PEDIATRICS Vol. 117 No. 4 April 1, 2006

[8] Bond M. et al. The effectiveness and cost-effectiveness of cochlear implants for severe to profound deafness in children and adults: a systematic review and economic model. Health Technol Assess. 2009 Sep

Recommended Posts
Economía de la sordera