CONSECUENCIAS ECONÓMICAS Y SOCIALES DE LA SORDERA

Home / NOTICIAS / CONSECUENCIAS ECONÓMICAS Y SOCIALES DE LA SORDERA

CONSECUENCIAS ECONÓMICAS Y SOCIALES DE LA SORDERA

La OMS, basada en estadísticas internacionales llama la atención de los países sobre las consecuencias funcionales, sociales, económicas y emocionales en la vida de los individuos sordos no tratados de forma eficiente y oportuna entre los que se destacan consecuencias.

En Colombia, de acuerdo con cifras estimadas para América Latina, al menos 2’600.000 personas, entre ellos, 205.000 niños, podrían estar afectados por niveles incapacitantes de hipoacusia que limitan su desarrollo e interacción social.

CONSECUENCIAS DE LA PÉRDIDA AUDITIVA O HIPOACUSIA (OMS)

A nivel funcional, la consecuencia principal de la hipoacusia es la limitación de la persona para comunicarse con los demás. La pérdida de audición y las enfermedades del oído, entre ellas la otitis media, pueden tener efectos negativos en el rendimiento escolar de los niños. Las personas con pérdida de audición que logran rehabilitarse y comunicarse, pueden interactuar con los demás en igualdad de condiciones.

A nivel social y emocional, se destaca que los problemas de comunicación y el acceso limitado a los servicios, pueden tener efectos importantes en la vida cotidiana y generar sensación de soledad, aislamiento y frustración, sobre todo en las personas mayores sordas.

IMPACTO ECONÓMICO DE LA SORDERA

Es evidente que la población vulnerable es quien más sufre el impacto económico de la pérdida auditiva o hipoacusia. Según la OMS, en los países en desarrollo, los niños con pérdida de audición y sordera, rara vez son escolarizados. Entre los adultos con pérdida de audición la tasa de desempleo es mucho más alta y una gran proporción de los que tienen empleo, ocupan puestos de categoría inferior en relación con la fuerza de trabajo en general.

Cuando mejora el acceso a la educación y a los servicios de rehabilitación profesional, se reducen las tasas de desempleo de los adultos que padecen pérdida de audición. Hecho irrefutable que deben tener en cuenta los gobiernos y en especial Colombia.

Un adulto económicamente activo que pierde la audición, podría reintegrarse al mercado laboral y ser productivo con una adecuada intervención con ayudas auditivas de conducción aérea como los audífonos, ayudas auditivas de conducción ósea (baha) o el implante coclear cuando la pérdida es severa o profunda.

En Colombia se observa que la mayoría de los adultos sordos no conocen sus opciones, tienen dificultades para acceder a los servicios profesionales de diagnóstico y tratamiento oportuno y el riesgo de quedar sin trabajo es muy alto. Los empleadores, por falta de conocimiento, en ocasiones pierden la oportunidad de contar con empleados expertos en su oficio quienes, adecuadamente rehabilitados, podrían continuar laborando.

En síntesis, además de las consecuencias económicas individuales que ocasiona, la sordera impacta considerablemente el desarrollo socioeconómico de las comunidades y los países. En Colombia se requiere incrementar el conocimiento (awareness) de todos los actores del Sistema de Salud y la población general, respecto al impacto positivo económico y social que tiene la detección temprana e intervención de las pérdidas auditivas o hipoacusia tanto en niños como en adultos económicamente activos.

[1] Holden-Pitt L, Diaz J. Thirty years of the annual survey of deaf and hard of hearing children and youth: a glance over the decades. Am Ann Deaf.1998;

[2]  Carney AE, Moeller MP. Treatment efficacy: hearing loss in children. J Speech Lang Hear Res.1998

[3] Colin R. Kennedy et al. Language Ability after Early Detection of Permanent Childhood Hearing Impairment N Engl J Med 2006;

[4] Project HOPE, Policy Analysis Brief, April, 2000. The societal costs of severe to profound hearing loss in the United States. Mohr et aL.

[5] Liz Schroeder, et al.The Economic Costs of Congenital Bilateral Permanent Childhood Hearing Impairment. PEDIATRICS Vol. 117 No. 4 April 1, 2006

Por: Elizabeth Gómez Ossa.

Médica y Cirujana. Universidad Pontificia bolivariana, Medellín Colombia. Especialista en Administración de Salud y Seguridad Social. Pontificia Universidad Javeriana, Bogotá.

Bogotá, Agosto 2015.

Recommended Posts
La Epilepsia en ColombiaLa Hipoacusia